h1

Los cuatro factores

14 abril, 2010

Todos al comenzar a hacer fotografía o la inmensa mayoría, tenemos tendencia a realizar fotografias con un sentido estético, una puesta de sol, una bella flor o una bonita sonrisa son suficientes como para catalogar nuestra fotografía como buena. Hoy en día además, con el retoque digital se abre un mundo inmenso de posibilidades de creación visual que no teniamos hasta hace poco tiempo el más común de los mortales.

A mi entender, hay cuatro factores que influyen en una fotografía, a saber: Técnica, estética, mensaje e instinto; la primera se aprende mediante el estudio y la práctica, la segunda es una función social y genéticamente aprendida sobre lo que es estético o no, el mensaje es algo que maduramos de manera muy personal y el instinto es innato y natural.

La técnica: Normalmente la técnica es algo que está al alcance de todos, cualquiera puede mediante estudios y práctica conseguir una fotografía tecnicamente impolutas, solo hace falta conocimientos y paciencia. de los cuatro factores es el único común a todo y en el que no influye la personalidad del fotógrafo excepto cuando ese fotógrafo innova. Es muy común ver hoy en día a miles de fotografos que usan los mismos sistemas de retoque, la misma forma de tratar las imágenes, usando acciones de Photoshop sin variar un apice los valores, es una técnica automática, lo que los diferencia de los precursores, que a base de trastear desarrollan un estilo muy personal y diferenciador.

La estética: A pesar de que hay un sentido de la belleza universal y socialmente aceptado (las chicas de portada de las revistas lo son porque socialmente es aceptado que son bellas), la estética tambien tiene un factor muy personal, Rubens o Botero prefierian a la gente oronda, El Bosco a famélicos o Goya a mujeres de curvas femeninas. Aun así son casos fuera de lo común y una puesta de sol por norma general es atractiva, un niño jugando inspira ternura o la foto de un cadaver nos resulta desagradable, hay un sentido de lo hermoso o desagradable socialmente aceptado. Lo que nos diferencia a unos y a otros, es la forma en que tratamos de mostrar esa belleza, si miramos los cuadros de Gauguin en Tahití o de Klimt ( “el beso”…por ejemplo) nos damos cuenta de que lo que muestra es hermoso, pero sus formas de mostrar esa estética es diferente a lo normal hasta entonces, tenían el mismo sentido de lo bello que la gente de su época, pero lo personalizaron aun más, dandole más importancia al color o a las formas.

El mensaje: Cuando ya tenemos una técnica, un gusto personal claro…el siguiente paso es el mensaje que queremos mandar al espectador. Cuando uno visita miles de páginas web de fotografía, se da cuenta de que hay instantaneas que a pesar de ser hermosas no aportan un mensaje, son repetitivas y la sensación que dejan es la de “una más”, por eso es primordial el mensaje. La sensación que deja en el espectador, que puede ser de lo más variopinta, desde el miedo a la alegría, desde un desasosiego hasta una paz interior, puede parecer facil, pero cuando uno adquiere una cultura visual amplia se da cuenta de que el paisaje que hace 5 o 10 años le cautivaba, ahora no deja de ser un paisaje más entre una pléyade de fotos del mismo estilo…de ahí que el mensaje se vuelva tan importante y sea lo que diferencia a un gran fotógrafo de un  buen fotógrafo y más aun de uno mediocre.

El instinto: Quien haya visto algunas de las instantaneas de Cappa durante el desembarco del Normandía comprenderá al momento que es el instinto, pero al contrario de lo que la gente suele pensar, este factor no es exclusivo solo de los fotoperiodistas y pondré un caso personal como ejemplo. Yo comencé como fotoperiodista tras terminar los estudios de fotografía, pero a pesar de no tener mal instinto me di cuenta de que mi timidez me quitaba unos segundos para reaccionar y sacar la instantanea que en ese momento veia (si salía gente por supuesto, no soy tímido ante una papelera o un arbol). Cuando por circunstancias de la vida y en cierto modo en busqueda de nuevos alicientes recaí en el mundo de la foto de estudio, me percaté de que el instinto era tambien importantísimo, se requiere una percepción especial del entorno y de una psicología que no se puede entrenar, ver en un segundo lo que otros tardán en ver un minuto, aportar una naturalidad al modelo para que el/ella se sienta igual de natural y pose y actue por instinto tambien (en los fotoreportajes sucede parecido), en definitiva, actuar de una manera tan instintiva y natural, que el fotógrafo pase desapercibido y no interrumpa o influya de manera tajante en lo que se trata de mostrar.

One comment

  1. Bien explícito y didáctico. Es una reflexión bastante útil para muchos fotógrafos iniciantes… y aún con dudas.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: